jueves, 6 de noviembre de 2014

Adelanto Sweet Destruction

Capítulo 1
-Walker-
Traducido por BrenMaddox

—¿Tenemos un trato?
Miré a la pequeña comadreja, cansado de su mierda. Su pelo punk púrpura de mierda era una broma y así lo era también el maldito tatuaje trepando por su cabeza, que lo hace lucir como si tuviera un camino de sarpullido.
—No corro más, —le dije sin expresión, cruzando los brazos sobre el pecho y mirándolo hacia abajo—. Asesoro —Un buen viento sopló contra mí en ese momento, erizando mi pelo negro y barriéndolo al otro lado de la frente.
—¿Asesoras? ¡Ja! —Dijo la pequeña comadreja con un resoplido—. El rumor es que tú eres el único para vencer. El monstruo de todos los corredores callejeros. Conoces tus coches y sabes cómo manejarlos. Si vas contra ese idiota de ahí, podrás fácilmente duplicar tu dinero. Sólo sigue la línea, Walker. Sigue la maldita línea.
Miré al oponente de pie a unos cuantos coches de distancia. El tipo era grande, al menos de casi dos metros. Su cabeza rapada y numerosos anillos de labios le daban un aspecto rudo. No ayudó que su apodo fuera Edge[1]. Por lo que he oído, el tipo tenía una fina resistencia sobre su cordura. De ahí el nombre. Al borde de la locura.
Revisé su nave. Un Chavelle SS de 1970. Bonito coche. Rendimiento decente. Un poco en el lado lento, en mi opinión.
Volví la mirada hacia la comadreja frente de mí. Él estaba saltando de un pie a otro, con los ojos como platos. La mayoría de la gente fuera por aquí estuvo en algo o está en algo. Era obvio que este tipo ya había aspirado o fumado todo lo que tiene en sus manos para pasar la noche. Añadir a eso el calor del verano y el hombre estaba sudando baldes, ríos de ello. Le corría por la cara y empapaba el cuello de su camisa, manchando el oscuro material.
—Estoy retirado, Milo. Corre tu propio maldito coche, —le dije, poniendo fin a la conversación y alejándome. La verdad era que no corro más, pero esa nunca había sido mi especialidad de todos modos.
El Grand Theft Auto[2] lo era.
—¡Pero el suyo es un pedazo de mierda, Walker! Un maldito bote de basura sobre ruedas. ¡Quiero un poco de acción en tu coche! —El chico me gritó.
Ignoré el enano y me dirigí hacia mi mejor amigo, Bentley Ross, o como todo el mundo le gustaba llamarlo – Bent. Él era uno de los pilotos más rápidos de la calle de los alrededores. Un temerario real. Estaba apoyado en mi coche, un Plymouth Duster de 1971, hablando con una chica con medias de red y tacones de aguja de prostíbulo. Mi mirada pasó por encima de ella, gustándome lo que veía. La chica era rubia y construida como una modelo de Victoria Secret. Bajo y miro, tenía una amiga, también. Una morena de pie junto a ella. Mi noche acaba de ir de buena a malditamente perfecta.
—¡Walker! Justo estaba hablando de ti. ¿Estás dentro o fuera? —Bent preguntó al caminar, empujándose lejos del coche para mirarme.
Eché un vistazo a la morena. —Si estás hablando de ella, —le dije, señalando a la chica, mis ojos a la deriva por su cuerpo—. Estoy dentro. Todo el camino.
Llevaba botas altas y una falda pequeña. Justo lo que me gustaba ver en una chica.
Bent sonrió, leyendo mi mente. —¿Me refería a si estás compitiendo? Sé que eso es lo que Milo quería.
Eché un vistazo alrededor. Mustangs y musculosos coches compartieron espacio con Hondas, Nissan y Mitsubishi. Este era mi viejo terreno que pisaba fuerte. El lugar en el que una vez me sentí vivo. El rugido de los motores. El chirrido de los neumáticos. Me encantaban esos sonidos. Solían ser mi vida.
Ahora eran de Bent.
—Milo puede hablar todo lo que quiera. No estoy corriendo, —le dije. No hacía más carreras callejeras. Tampoco robaba, picaba, o daba paseos con los coches de otras personas.
Lo que hacía era beber.
Alcancé la cerveza que Bentley me ofreció y abrí la tapa. El aroma golpeó mis sentidos, haciendo agua mi boca. Era mi vicio ahora. La única cosa que adormece los sentidos y me hace olvidar todo lo demás. Alcohol. Esta noche lo necesitaba más que nunca. Estaba condenadamente caliente, como un horno de manivela a lo alto, y yo estaba ansioso, tan anormalmente. Sólo una cerveza helada podía calmarme y refrescarme.
La morena se acercó un paso, mirándome de arriba abajo de nuevo con interés. —Así que si no quieres correr, ¿qué quieres hacer?, —preguntó con una voz seductora, el olor de su perfume caro rodeándome.
No le dije que lo que quería hacer era arrastrarla a mi coche y doblarla sobre el. Tirar ese vestidito y demostrarle lo rápido que podría hacer su cruz esa recta final.
En su lugar di un paso hacia ella. Es hora de sentar la mierda. De decirle lo que toda chica quería oír. Mierda dulce-hablando. Se deslizó tan fácilmente de mi lengua como diciendo mi nombre. Jugué el juego todo el tiempo. Viendo a quién podía conseguir, establecer mi objetivo y lograrlo. Entrar sin emociones. Salir incluso con menos.
Deslizo mi mano por su cintura, pensando en decirle lo mucho que me gustaría ir corriendo hasta el maldito coche, pero la voz de Bent me detiene.
—¿Qué diablos está haciendo aquí?, —espetó, mirando a través del claro hacia alguien. Sus fosas nasales se dilataron y sus dientes estaban apretados. El hombre era un conductor, pero vaya si él no tenía la actitud de un luchador en su lugar.
Volví la cabeza, buscando en la multitud. Gente molida entre los coches y por el antiguo edificio industrial. Hablando. Riendo. Intercambiando cigarrillos o pasando licor de ida y vuelta. No veo ninguna cosa fuera de lo común. Sólo un montón de universitarios rompiendo leyes y fanfarroneando sobre sus coches.
Pero entonces mi mirada aterriza en ella.
Samantha Ross.
Mi enemiga.






[1] Borde.
[2] Grand Theft Auto mejor conocido como GTA es un serie de videojuegos que cuenta la historia de diferentes criminales y como van metiéndose en más problemas e involucran a otras personas y tienen que evitar ser capturados por la policía.

4 comentarios:

  1. Hola!! Ya se puede descargar el libro en PDF?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está disponible, solo en el foro, desde hace varios días.

      Eliminar
  2. Me encanto !!!! Ame a Cole Walker,aunque en ocasiones queria golpearlo ! . Super recomendable, espero que haya un libro mas adelante de Ben, Gracias !!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar