miércoles, 25 de junio de 2014

Adelanto Stitch (Stitch Trilogy #1)

Adelanto Stitch (Stitch Trilogy #1)

Aún no hemos abierto el staff. Se abrirá el 10 de Julio o tal vez antes y no sabemos una fecha para la apertura del tema de lectura, pero por mientras aquí tenéis un adelanto.

Prefacio
Traducido por chienne_esquitin
Corregido por katiliz94

La  despertó el sonido de botas pesadas marchando por el pasillo y la familiar punzada en los huesos de la cadera forjada por demasiadas noches en una cuna de metal duro. La parte de atrás de la garganta dolía del frio aire que había devastado sus pulmones toda la noche; casi podía ver su aliento cuando dejó escapar un suspiro de cansancio, resignándose a otro día en este infierno.
¿Qué hora era? Siempre era difícil decirlo desde dentro de su celda sin ventanas. Escuchó mientras los pasos se aproximaban, junto con el tintineo de las llaves en la bolsa del guardia y el suave golpeteo del rifle contra su espalda. Entonces escuchó algo que antes no había notado, un segundo par de pasos, más suaves que los del guardia, siguiéndolo sigilosamente detrás.
Se calló con un rápido jadeo, la adrenalina corriendo por su cuerpo y firmemente sacudiéndose los últimos fragmentos de su semipacifico sueño. Los pasos se detuvieron fuera de su puerta mientras notaba el sonido de una bata de laboratorio y el gentil sonido de dedos contra una tabla. Ahora estaba segura de que ellos finalmente habían venido para cumplir su espeluznante promesa.
Había sabido que esto era peligroso cuando le informaron de su misión, y la había aceptado de cualquier manera. Ahora maldecía su propia arrogancia, y la mala suerte que la había traído hasta aquí. Había fallado en su misión, y ahora iba a recibir la recompensa.
Era la única agradecida que él no estuviera lo suficientemente cerca para escuchar sus inminentes gritos. Uno a uno había escuchado desde dentro de su solitaria cámara mientras los otros lloraban de agonía, y había sido incapaz de callarlos con nada más que sus dedos dentro de las orejas. Después de los disturbios que habían tenido lugar antes, los guardias habían aprendido que era necesario separarla de él, y ella no había visto u oído de él en semanas, tal vez meses, así que tenía la certeza de que él no se encontraba cerca. Esa pequeña misericordia casi hacía la prueba que tenía delante de sí soportable. Casi.

Mientras el pesado cierre automático de su celda se abría con un tumultuoso clang, dio la vuelta para ver a sus captores. Pensando solo en él, se afiló con resolución para cualquier pesadilla indecible que le esperara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario