miércoles, 30 de julio de 2014

Adelanto Heartstrings(Love Notes #2)

Si tomáis el capítulo para postearlo en algún sitio, poned los créditos de traducción,

Capítulo 1
Tori
Traducido por katiliz94
Mis sentidos comienzan a revelarse y dejo los ojos cerrados; no quiero ver. Siempre son los mismos pedazos y piezas de todo de nuevo y nunca abro los ojos. Uso los sentidos solo para escuchar, oler y sentir.
Siento frio, y presión —toneladas y toneladas de presión. Mis piernas están atascadas. Atascadas contra lo que imagino es algún tipo de vinilo. La piel en mis piernas está aferrándose contra él. Duele moverse. Cuando intentó apartar las piernas, incluso solo un poco, no hay alivio. Estoy presionada tan lejos de ello como posiblemente puedo conseguir. No dudo que mi cuerpo ha creado un sangrado en ello. Estoy asustada. Entonces, me doy cuenta de porque no puedo mover las piernas: están siendo sostenidas por algo. Mis manos están sobre mi cabeza, siendo sujetadas por lo que se siente como piel.
De repente escucho una risa. Un odio lleno de risa que resuena a través de mis huesos, y me sacude en mí mismo centro. He escuchado esta risa antes, pero no puedo situarla. Solo sé que lo he escuchado y me aterra.
Tomo un profundo respiro, intentando calmarme, pero lo que huelo envía a mi estómago en un revoltijo. Aliento a alcohol y cigarros que apestan y me hacen querer jadear. Comienzo a entrar en pánico cuando escucho esa risa de nuevo mientras la presión se ajusta más en mis muñecas.
Arriesgándome, con toda mi fuerza, mis ojos finalmente se abren.
Cuando abro los ojos en pánico, me doy cuenta de que estoy en la seguridad de mi propia cama en casa. Miro alrededor para ver todo lo familiar para mí y deseo ralentizar mi respiración. Por no mencionar que se siente como si mi corazón va a salírseme del pecho.
—Estoy bien, —digo en alto. Como si decirlo en alto me hará creerlo. Digo esto una y otra vez.
Siento un goteo de algo cayendo por un lado de mi cara. Frotándome la mejilla con la mano me doy cuenta de que estoy sudando profusamente y que estoy sudando. Tomo la parte superior de la sabana y me limpio la cara. Suspirando, me doy cuenta de que las sabanas limpias ahora son necesarias. Asqueroso.
Mis sueños siempre son pedazos y piezas de pesadillas. Como cada mañana. Los empujo atrás e intento olvidar. Eso es lo que hago, porque no quiero sentir. Sentir provoca dolor y dolor de cabeza y no puedo soportar eso, así que es mejor apartarlo.
Finalmente me siento y arrojo las mantas fuera de mí.
—Mierda, hace frio, —exclamo en alto. Puede ser primavera, pero las malditas mañanas aún son frescas. Salgo de puntillas de la habitación y camino hacia el baño. Me miro en el espejo, notando el cabecero de la cama. Giro el grifo y salpico algo de agua fría sobre mi rostro, teniendo la esperanza de que hará que los círculos debajo de mis ojos no parezcan tan oscuros; como si el agua de alguna manera es mágica. Me seco la cara con una toalla y miro de nuevo arriba. Nada, aún está ahí. Estoy comenzando a parecer un mapache.
Los sueños están comenzando a volverse peor y mi cuerpo tiembla, recordando un destello de pedazos y piezas de lo de esta mañana. Intento con desesperación apartar todo esto de las profundidades de mi mente, esperando que, solo tal vez, si lo entierro lo bastante profundo con el tiempo todo se irá.
—Hey, cabeza durmiente, ¿ya estás despierta?
Brinco, sorprendida y giro rápidamente. Estoy segura de que parezco una chica que tenía la mano en una jarra de galletas.
—Mierda, Charlie, no puedes acercarte sigilosamente a mi así, —espeto.
Se encoge ante mi tono.
—Lo siento, no era mi intención.
Dejo salir un suspiro, sintiéndome como una zorra por espetar.
—No, yo lo siento, no quería hablar bruscamente, simplemente me asustaste bastante, y no he estado durmiendo muy bien.
Me mira con preocupación.
—¿Algo de lo que quieras hablar? Sabes que siempre estoy aquí para ti.
Comienzo a hacer mi camino de regreso a la habitación, queriendo evitar esta conversación.
—No, estoy bien. Gracias por preguntar. Creo que solo estoy emocionada y lista para graduarme, ¿sabes?
Sí, es una respuesta débil, lo sé. Pero afortunadamente, la apaciguará.
Me sigue hasta mi entrada y suspira, lo cual es una señal “Charlie” que dice que sabe que estoy llena de mierda. Pero la conozco lo bastante bien para saber que no me presionaría. Nunca lo hace y esa es una de las cosas que me encantan de ella. Se gira y camina por el pasillo, de regreso a su habitación.
Me siento como una sinvergüenza. Sé que ella estaría ahí por mí si yo también la necesitase, siempre lo está. Pero sé que no seré capaz de soportar la mirada en sus ojos, si fuera a decírselo. No puedo soportarlo. Prefiero que me vea como la chica feliz y sin cuidado que cree que soy. Es más fácil de esa manera.
¿Verdad?
Esta mañana ya está decididamente comenzando a apestar, y necesito intentar e intento sacudir este actual temor; los malos sueños están malditos.
Comienzo a sentir esta instantánea necesidad por compensar a Charlie por ser tan puta en la maldita mañana y sé cómo hacerlo. Cruzo el pasillo hasta su habitación y me apoyo contra el marco de la puerta. Está sentándose sobre la cama con las piernas cruzadas, apoyándose contra el respaldo del cabecero y mordiéndose la uña del pulgar, en profunda concentración.
—Hey, ¿qué tal si cuando suba el calor ésta tarde vayamos de regreso al lago? —Comienzo a mover las cejas cuando digo—, llama a Maverick, y empaquetaremos una comida de picnic, e iremos a vuestro lugar favorito el que finalmente decidisteis compartir con nosotros, las personas especiales. 
Su cabeza se levanta al instante con brillo y entonces nota mis cejas y finalmente comienza a reír.
—Con una condición, —dice.
Mierda, debería haber sabido que iba a venir con una “condición.”
—¿Cuál? —Digo tentativamente, sabiendo que esto no puede siquiera ser bueno. Las condiciones de Charlie casi siempre vienen con un pequeño precio.——
—¿Qué tal si llamamos a Will y vemos si quiere venir?
Sip, tenía razón; sabía que esta tan llamada condición implicaría algo que no me gustaría. Pero se lo debo después de mi actitud de zorra de esta mañana. La verdad sea dicha, Charlie diciendo el nombre de Will hace que mi corazón lata en quinta velocidad, lo cual me da sentimientos mezclados. Decido jugar a su juego y encuadro los hombros lista para aceptar su reto. 
—Claro, tienes a Maverick, —digo en una voz cantarina—, llama a Will.
Ignora esa sugerencia y en su lugar dice:
—Hey, T, ponte ese traje brillante verde de dos piezas que compraste la semana pasada. Te ves caliente en él y tu pelo y ojos destacan en ese color.
¿Cree que no sé lo que está haciendo? No soy una idiota, pero por ella lo haré, si recompensa mi comportamiento de antes. Dos pueden jugar este juego.
—¿Sabes el bikini que compraste la semana pasada, ya sabes, el mismo día que yo compré el mío? —Digo esto con solo un rastro de sarcasmo—. Digo que seas valiente y finalmente te lo pongas. —Ja, toma esa, me digo a mi misma.
Es de un profundo morado que hacer que sus ojos destaquen y brinquen al instante. Se veía genial en él y sé que Maverick tendría un maldito ataque adecuado para verla en él; pero de una buena forma.
Sus ojos engrandecen como platos ante mi sugerencia, pero entonces noto una mirada de determinación atravesar su cara.
—Bien, lo llevaré.
Hmm, reto aceptado, ¿eh? No estaba esperando eso.
Esta última parte sé que no le va a gustar.
—Una cosa Char, no te cubras. —Comienza a enfurecerse y chisporrotear con la última parte de mi reto—. Nop, no hay vuelta atrás. Es hora de que te des cuenta de cómo de fantástica te ves. Solo espera hasta que Maverick te vea.
Mantiene la barbilla levantada y puedo decir que he ganado esta ronda, o eso creo.
—Bien, lo llevaré, pero tengo otra condición. Tienes que llamar a Will e invitarle. —Está bien, ahora ha cruzado la línea que no se da cuenta de que ha cruzado. Comienzo a hablar cuando levanta la mano para silenciarme.
—Quieres que lleve el bikini sin cubrirme, lo cual sabes que es un gran reto para mí, entonces tú tienes que hacer algo más grande, llama a Will.
Suelto el aire de mi boca sin que me dé cuenta de que lo he estado conteniendo. 
Maldita sea ella.
—Bien, lo haré. No es un gran reto. —La sonrisa en su cara es incalculable. Es la misma mirada que el gato Cheshire llevaba en Alicia en el País de las Maravillas. La canalla.
Sin embargo, no contengo el ruedo de ojos que le lanzo y espero que lo note. Sí, lo hace, porque sonríe incluso más antes de que me dirija a mi habitación. Antes de que cierre la puerta escucho:
—Tori, te quiero, —en una voz cantarían. Le encanta irritarme.
Deslizo las manos por mi pelo como una enloquecida idiota.
Él no puede verte, gran tonta. Así que, ¿por qué estás preocupándote por tu pelo? Me reprendo. Está bien, esto no será difícil. Puedo hacer esto. Soy la enloquecida Tori. No estoy asustada de nada.
Sé de lleno bien que es una maldita mentira. Los sueños que he estado teniendo dicen lo diferente. Dándome un golpe mental: consigo esto, hablo con él todo el tiempo, y esto no es nada. Excepto que, una conversación de uno a uno, sin apoyo, es completamente una historia diferente.
Agarrando mi teléfono tomo un profundo respiro y pego una sonrisa. Mentalmente creo que esto realmente no es un gran reto ya que lo estoy haciendo. Pero esto es…
Un timbre, dos y después escucho la voz más masculina que literalmente hace a mis rodillas temblar.
—¿Hola? —Eso es todo lo que falta y soy un revoltijo de nervios y no puedo ver de conseguir sacar algunas palabras de mi boca—. ¿Hola, Tori? —Pregunta.
¡Mierda! Sabe que soy yo.
¡Duh!  Por supuesto que tiene mi número, soy una completa tonta. Sabiendo que necesito finalmente hablar o va a pensar que soy una total boba. Encontrando mi voz digo aceleradamente:
—Um, oye Will, soy Tori.
De nuevo, soy una completa idiota.
—Estaba preguntándome, quiero decir, nos estábamos preguntando si quieres venir al lago conmigo, Charlie y Maverick. —tartamudeo con rapidez.
No escucho nada. Silencio muerto, excepto que aún puedo escucharlo respirar en la línea. Sé que no le he perdido, pero ¿por qué no está hablando?
Maldita A, esto es difícil.
—¿Hola, Will?
Escucho un aclarado de garganta cuando cie:
—Lo siento, Tori, solo estaba sorprendido de que me llamases y me invitases.
—Bueno, —suelto rápidamente—. Perdí una apuesta con Charlie y este es mi castigo.
Mierda, estúpida, estúpida.
—Lo siento Will, no quería decir eso, —tartamudeo… en lugar de hacerme sudar él suelta una risita y al instante me siento aliviada.
—Bueno, cuando me lo preguntas así, ¿cómo puedo negarme? ¿A qué hora, Tori?
OMG, la forma en que dice mi nombre hace cosas en mi interior.
—Um, tan pronto como caldeé, vamos a hacer una comida de picnic y pensábamos llevárselo a Maverick y al lugar “secreto” de Tori.
—¿Qué hay de que lleve los sándwiches y tu todo lo demás? —Cierro los ojos y permito que su acento sureño se hunda en mi piel. La forma en que dice “tu todo[1]” me hace sentir cosas que no tengo motivo para estar sintiendo. Sin duda no merezco sentirme de esta forma.
Finalmente sacudiendo esos extraños sentimientos y encontrando mi voz digo:
—Suena bien, Will, ¿al mediodía suena bien?
—Sip, suena bien, Tori.
—Te veo ahí. —Digo.
—Lo harás. Adiós, Tori, te veo entonces.
—Bien, —digo sin respiración y el teléfono queda muerto.
Me tumbo en la cama con el teléfono en la mano y cierro los ojos. ¿Por qué es esto tan difícil para mí?
Entonces lo recuerdo; estoy dañada; estoy muy dañada.




[1] Tu todo: “y’all” Una acotación para referirse a eso.

2 comentarios:

  1. se que nada que ver con la entrada, pero el pdf de CoHF ya esta, ¿ustedes lo traduciran?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro es el último que harán las chicas de Dark Guardians, el resto de sagas de CdS si las haremos nosotras.
      CoHF se publica en ingles el 27 de Mayo y la traducción creo que tardará ya que el libro en sí tiene más de 700 páginas.
      ^^

      Eliminar