miércoles, 16 de abril de 2014

Adelanto de Tiger's Destiny (The Tiger Saga #4)


Traducido por Ale Rose
El Fénix Renacido
Por Collen Houck
 
¿Conoce el Fénix Renacido su destino?
Nació, creció fuerte, y aprendió a volar
Construye un nido y busca su consorte
Duerme, bebe y caza en el cielo
¿Sabe de sus futuros incendios?
¿Una vivaz llama tomará su vida? 
Cuando el fuego purificador se eleve en la pira, 
¿Consumirá toda su contienda terrenal? 
¿Temiendo que la llama se filtre en su pecho? 
¿Arrepintiéndose de decisiones pasadas? 
¿La angustia agitará su cresta de plumas? 
¿Percibiendo el precio que ha pagado? 
Su cuerpo una vez delicado, es quemado 
Mientras grita de dolor y miedo. 
Carbonizadas y negras sus plumas se tornan, 
Concediéndole la vida, él derrama una lágrima. 
De la muerte tan terrible, a otra alma retorna 
Resurge renovado para tomar su lugar. 
Con destino y propósito
¡Un amanecer glorioso comienza a buen ritmo! 
¿Agradece el Fénix Renacido a su creador? 
¿De brasas negras que le dio a luz? 
¿Él también sabe su destino es el fuego? 
¿Podrá disfrutar de su tiempo en la tierra?
Epílogo
Espacio y Tiempo
 
De pronto, estaban perdidos, girando en torno al torbellino completamente negro del tiempo. Segundos pasaron. Eones pasaron. Moléculas se desplazaron y se agitaron. Entonces, una luz atravesó el polvo cósmico y de repente, una ola de comprensión se apoderó de él.
Gracias al ensayo y error, él había aprendido a controlar el vórtice y evadir los años. Si corría demasiado rápido, entraba en un futuro desconocido. Si retrocedía a toda prisa, el mundo dejaba de existir. El tiempo requería una mano delicada, un toque exigente. Al principio atravesaba los milenios bruscamente, como una piedra lisa rebotando en un lago. Pero pronto se movió en una danza con el cosmos, practicando los pasos que le llevarían a los lugares que necesitaba ver.
Echó un vistazo a los siglos como si fueran libros en una biblioteca. Cuando terminó, conocía su lugar en el universo y en cómo servir mejor a los que amaba.
Sintiendo que ella estaba lista, le sonrió y apretó su mano. Entonces la abrazó y juntos se desplazaron entre las estrellas, moviéndolas al principio del fin y al fin que los conduciría a un principio.

1 comentario: