miércoles, 12 de marzo de 2014

Adelanto de Courted (How Not to be Seduced by Billionaires #2)

Lesson #1

Sólo hay una manera de obtener más de su multimillonario.

Y eso es para que usted vea que está sobre ti.

Traducido por agoss

Había sido exactamente treinta y un días desde que empecé a trabajar para Kastein inc. Dieciocho días desde Constantijin y yo habíamos tomado caminos separados en las Vegas.

 Constantijin Kastein era un multimillonario holandés, un precioso gigante rubio de un hombre a quien los medios de comunicación les gustaba llamar el playboy # 1 de los países bajos. Junto con dos de sus otros amigos multimillonarios, ellos completaban la sociedad infame de los tres mosqueteros  debido a su larga lista de conquistas sexuales.

Constantijin estaba totalmente fuera de mi alcance, pero por alguna extraña razón había deseado mi cuerpo. Yo había deseado su espalda - pero yo también quería más. Yo le había pedido que hiciera algo imposible, y él me dejó porque era imposible para él hacerlo.

Los recuerdos me habían tenido suspirando, como siempre lo hacían. Últimamente, suspiraba tanto que era un milagro que no hubiera quedado sin oxígeno. Debería estar  totalmente ahogada en el dióxido de carbono para ahora. Incluso en mis sueños, yo tenía la sensación de que todavía no paraba de  suspirar por lo que había sido y lo que podría haber sido entre Constantijin y yo.

George estaba tan mal. Lo que pasa en Las Vegas no se queda ahí. Me acosaba, me acechaba, y me mataba cada vez que mi mirada se encontraba con Constantijin, y volvía a verle riendo como si nada estaba mal en su mundo.

Hoy era viernes - sólo unos minutos después de las seis. Debería estar a estas alturas, divirtiéndome con el resto del mundo, no estar atrapada en la oficina. Charli me había pedido que me quedara por algunos trámites de último minuto que su propio secretario había pasado por alto. Por supuesto le dije que sí. Cuando estabas sola, con el corazón roto, y es imposible masturbarse porque,  uno: no podía conseguir pasar la vergüenza  y dos) tenías un  (casi) asunto con un multimillonario cuya polla ponia cada vibrador exageradamente  en vergüenza - trabajo es el mejor analgésico que se puede pedir.

El fantástico pago de horas extras para mantenerse detrás de la oficina era otra ventaja. Una especie de - bien, estoy totalmente en bancarrota desde que  soplé mis ahorros en los últimos dos días que había estado en Las Vegas. Así fue como Constantijin jodido me había dejado. Sí, patética de mí. No, no lo tienes que decir una y otra vez. Lo sabía. George sabía. Pero saberlo que no me impidió sentirme perdida - como he tenido una vez el sol en mis manos y ahora yo estaba, como, en la oscuridad total.

Me estremecí, odiando la forma poética e infantil que sonaba al mismo tiempo. La angustia por lo que no me conviene. Si no te habías dado cuenta a estas alturas, yo tenía esta, como, realmente horrible tendencia a modo desorientado Alicia Silverstone cuando me sentía súper mal.

George también tenía las horas extraordinarias, pero él ya estaba hecho y tenía  prisa por salir. Él tenía una cita con un chico del  25 / f, no importa si los dos de ellos ya estaban comprometidos con otra persona. Ellos tenían una comprensión muy elástica de la palabra «Fidelidad». A veces, me hubiera gustado sentir lo mismo. La vida habría sido menos complicada y más orgásmica si lo hacía.

Toodle-loo, yanna, me dijo con un beso de aire en la mejilla, mientras que reasentaba  las gafas dorky en la nariz. Por una vez, sus camisas a cuadros estaban  fuera de la vista, reemplazadas por una chaqueta de aspecto elegante y una camisa azul sedoso.

Toodle-loo, volví, riendo. Se trataba de otra cosa que me encantó de George. Que era gay sin vergüenza. A primera vista, se podría pensar que él era el muchacho del cartel para microsoft de mejor aspecto. Entonces él abrió su boca, y sabías desde el momento en que te llamó dah-ling que le gustaban las niñas de la manera que a  Hilton Paris los caniches.

Fue alrededor de las ocho de la noche cuando me estiré por última vez, después de haber escrito el último período en mi informe. Siendo un perfeccionista, tuve que revisan tres veces antes de salir.

Después de cerrar la puerta de nuestra oficina, me tomé mi tiempo para caminar - ¿cuál era el punto de salir corriendo cuando George y Alyx estaban fuera esta noche? no era como si la última novela Pendergast de Preston & Child se fuera a quejar si me llegó a casa un poco tarde.

Al llegar a la habitación que contiene la oficina del Constantijin, me encontré ralentizando el paso hasta detenerme, mirando mi reflejo en sus paredes de cristal tintado. ¿Por qué lo hago? no tenía ni idea. Yo sólo quería…

Yo sólo quería otra conexión con Constantijin, incluso algo tan endeble.

Poniendo mi bolso de mano en el suelo, me enderecé, mirando mi reflejo de nuevo. Miré no soy diferente de cualquier chica de oficina de veinticinco años, con el pelo oscuro que cae derecho y fino contra mis hombros, negro y traje de trabajo totalmente aburrido, y mis compañero aún más aburridos de piso sensibles .

¿Me veo como una mujer que puede atraer a alguien tan caliente como Kastein constantijin? No. Definitivamente no.

 Me decidí a esponjar el pelo hacia fuera, moviendo la cabeza como un rockstar hasta que fue un gran lío.

Así, murmuré, dando a mí reflejo otra mirada crítica.

Ahora me veo suficientemente bimbo-ish  para los gustos de Constantijin, tal vez alguien con una mezcla de clásico y desvergonzada como la mujer que lo había llamado en las Vegas? su nombre era Selena Bartholomew y yo no estaba tan avergonzada que la había asechado en Google, usando todas mis habilidades de investigación de Internet con el fin de tener acceso a sus mensajes cerrados de twitter y los mensajes privados de la página de Facebook.

 Y ¿Qué aprendí?

Que no era más que una de las muchas que estaban constantemente detrás de Constantijin.

Mis ojos volvieron a mi reflexión.

No, no es suficiente,  decidí y busque a tientas mi lápiz de labios en el interior de mi bolso. Apliqué varias capas a mis labios, golpeándolos antes de pasar a mi reflejo. Ahora - ahora me parecía Taylor Swift ida salvajemente - la versión morena.

Pero aun así no era bimbo- ish suficiente en mi opinión.

Me agaché de nuevo, dejando escapar un "ajá" cuando me encontré con  mi última herramienta de cambio de imagen. Apliqué varias capas de rubor a mis mejillas - del tipo que yo sólo apliqué para la discoteca porque era demasiado salvaje para nada más - y, tras un momento de vacilación, también me quite mi bolero. Después de tirar de mi camisa hacia abajo y engordar mis pechos, me volví hacia mi reflejo.

¡Oh por Dios!

Una risita se me escapó.

Si Constantijin me viera así, sería, como, totalmente atraído. No. Me veía más como un payaso que una rubia tonta.

Riendo de nuevo, me agaché para tomar mi iphone de mi bolso, con la intención de tomar una foto de mí misma y enviarla a Alyx y George sólo para risas. Cuando me  volví, las luces en las oficinas de Constantijin estaban prendidas, y una sombra se movía en su interior.

Dejé escapar un grito. Y otro, y otro y otro…

El guardia de la noche vino corriendo, gritando, ¿qué es?

¡Oh, gracias a Dios! temblando de terror, me quedé sin aliento,  hay… Me volví a la oficina del Constantijin.

hay…

 La sombra se estaba contrayendo pero viniendo más cerca de mí al mismo tiempo.

Oh, Dios mío, hay…

Constantijin.

Había un  Constantijin, sonriéndome.

Me di la vuelta a la guardia de la noche, que estaba con el ceño fruncido hacia mí ahora. Esta vez, me doy cuenta de cómo no se metió la parte superior del uniforme, el cinturón estaba colgado en bucles y los pantalones con la cremallera hasta la mitad.

Oh, querido.

Por lo que no quería saber lo que acababa de interrumpirle. Roja como un tomate, le balbuceé, lo siento, yo no sabía que alguien estaba aquí.

La mirada en el rostro del guardia nocturno me dijo que me muriera, pero se fue sin decir una palabra después de que inclinar su sombrero respetuosamente hacia  Constantijin, que acababa de salir de su oficina. Tenerlo cerca hizo que mi temperamento bullera - y cuando en realidad comenzó a reír de nuevo el momento en que el guardia de la noche nos dejó, estaba totalmente perdida.

 De nuevo.

Bofetada.

—¡Yanna! su gruñido era el más feroz y furioso, de alguna vez.

 Y bien, tuve que admitir que estaba más que un poco miedosa  al ver la expresión de su rostro - seguramente Constantijin no estaba tan enojado para  olvidar que el asesinato era un crimen - Me obligué a mantenerme firme. — ¡Te lo merecías!

¡puta no lo hice!  Nos miramos el uno al otro. Luego de repente su mirada cayó, y me di cuenta de que con el escote que había tirado por lo bajo y mi pecho palpitaba de emoción…

Crucé los brazos sobre el pecho con un grito de protesta. ¡deje de mirar!

Él estaba haciendo su mejor esfuerzo para no sonreír, yo lo reconozco. Pero en lo que a mí respecta, él tenía que esforzarse más. Este modo no era divertido. Bueno, está bien,  lo era -. Pero totalmente tenía que fingir que no era

Deberías haberme hecho saber que estabas dentro, le espeté.

Yo estaba a punto de --- pero entonces vi de pronto te sacudes la cabeza…

Sus palabras me hicieron recordar mis acciones con un encogimiento.

 Y luego comenzó la aplicación de maquillaje como si tuvieras un pequeño papel como uno de los The Walking Dead …

Oh dios, este fue el momento más vergonzoso de mi vida.

 Y por si fuera poco, en realidad se hizo sus pechos…

 Lo entiendo, —gruñí, interrumpiéndolo porque yo no podía soportar escuchar otra palabra. Yo estaba  actuando como loca. ¿Feliz ahora?

Constantijin me envió una mirada de curiosidad, con la cabeza inclinada hacia un lado. Era la primera vez que lo vi así, y mi corazón tropezó todo en sí a la vista de esto.

Constantijin estaba aquí.

Constantijin estaba hablando conmigo.

El impacto de esas realizaciones, finalmente me golpeó, y de repente se me hacía difícil respirar.

¿Por qué te comportas así?

Me encogí de hombros, con ganas de mentir, pero con la mente tan mal estado, que no podía pensar en otra cosa que decir más que la verdad.

—¿Yanna?

Dejando escapar un suspiro, murmuré, yo quería parecer una tonta.

Él se echó hacia atrás. ¿Por qué?

Miré hacia arriba, un poco sorprendida por la onda de choque a través de su tono. No -era más de una descarga. Era algo más - como si un genocidio se acaba de cometer en sus ojos. ¿Constantijin?

—-¿Por qué? Preguntó, su voz notablemente más fría.

Desconcertada, le espete:  porque yo estaba pensando si me veía como una rubia tonta, a usted le gustaría.

El silencio que siguió fue tan increíblemente tenso que no me atreví a moverme, miedo de que si lo hacía, iba a arruinar la atmósfera. Que no era buena, no estaba mal - pero se sentía crucial. Cuando volvió a hablar, fue con una voz cortante que me hizo olvidar todo acerca de ser suave y vulnerable y tenía mis pelos de punta ascendente.

Ven a mi oficina.  me dio la espalda y sin esperar mi respuesta, lo que me pareció totalmente censurable. Clavé los talones y le contesté con frialdad, no. este es mi tiempo libre y…

Yanna, ¿podrías obedecerme por una maldita vez  y seguirme dentro? Desapareció en su oficina.

Debatí conmigo, preguntándome si debía empujar mi suerte o no. era mi tiempo libre. Y él totalmente no dijo "por favor", lo que debería haber dicho - incluso si él era mi CEO. Además, ¿de qué había que hablar? ¿Trabajo?

Mis ojos se abrieron.

¡Trabajo!

Oh, Dios mío, ¿y si nos íbamos a hablar de trabajo? totalmente quería golpearme la cabeza contra sus paredes de cristal hasta que se estrellaran. Yo era una tonta como para pensar que quería hablar conmigo sobre cualquier otra cosa. Tenía semanas para hacerlo, pero no lo hizo. Así que, ¿qué fue lo que me hizo pensar que esta noche iba a ser diferente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario