jueves, 30 de enero de 2014

Adelanto de Cinder X (Death Collectors #2) [Adult Version]

Prólogo

Traducido por MaryJane♥


Mi vida se ha convertido en una serie de páginas de libros, cuerpos muertos, presagios de muerte, ángeles y las Parcas. Eso es todo. Voy a la escuela, regreso a casa, leo, y luego duermo en el silencio de mi casa mientras siento la sensación persistente de presagios de muerte que había sentido ese día. Cuando cierro los ojos, veo los rostros de los muertos que vimi maldición, mi debilidad, mi tortura.
Hoy ha sido un día difícil porque vi a Asher, o eso creí, pero cuando me acerqué a él, era sólo un tipo con el pelo negro que se parecía a él. Cuando detuve al chico, gritando el nombre de Asher, me miró como si estuviera loca, sobre todo cuando se dio cuenta de que era Ember Rose Edwards, la rara de ciudad que todo el mundo cree es una asesina.
Acabé saliendo temprano de la escuela y volviendo a casa para leer, como lo hago todos los días, con la esperanza de poder encontrar algo que me de una idea de cual es mi maldito propósito. Que enfrentaré en el futuro si me convierto en la última Ángel Sombrío de pie. Cómo sabré cuando sea la última en pie. O, mejor aún, cómo puedo deshacerme de los Anamotti, un grupo de sociedad secreta de Parcas, que se unieron para eliminar a Ángeles Sombríos, uno por uno, incluyéndome a mí.
Me he convertido en un blanco enorme con ellos últimamente y luchar contra la locura por mí misma, bueno, es cada vez más difícil. Siento mi mente retorcerse de una manera que no creía fuera posible. Pierdo el conocimiento a veces. Oigo voces. Veo muerte. Y lo peor es que no tengo a nadie.
Dejo de escribir cuando la dolorosa verdad late en mi pecho. Miro hacia abajo a la página que acabo de llenar con más o menos las mismas palabras que el día anterior... —Dios mío, estoy llegando a ser tan repetitiva. —Decido que necesito un descanso de la escritura, cierro mi diario y lo cambio por un libro, el que Raven me dio acerca de las Parcas y Ángeles de la muerte durante el baile de Halloween hace un mes. Me reclino contra la cabecera de mi cama, apoyando las rodillas y poniendo el libro en el regazo. Entonces encuentro el lugar donde lo dejé anoche, donde el tema cambia de cómo un Parca elimina un alma a una especie de reino oculto.
Hay un lugar entre la vida y la muerte donde las almas que llevan la sangre de los Parcas pueden vagar libremente. Es conocido como el Reino de las Sombras, una barrera entre la vida y la muerte. La zona permite a los Parcas ver en el mundo y todavía permanecer sin ser detectados, escondidos en una sombra que no puede ser vista por cualquier persona que no posea la sangre Parca. Esto les permite causar estragos en las víctimas inocentes...
¿Reino de las sombras? ¿Es así como Parcas quedan tan bien escondidas? ¿Cómo pueden aparecer de la nada?
En la parte deformada y retorcida de mi mente, me pregunto si puedo ver este reino de sombras ya que tengo sangre Parca dentro de mí. Me pregunto si podía entrar en él. Me pregunto qué significa esto de mí. Cuánto mal prospera dentro de mí, ¿cuánta de mi sangre Parca me posee?
Decido añadir la información del reino de las sombras a la lista en la pared de cosas que he descubierto sobre Ángeles Sombríos  durante las últimas semanas, que no es un infierno de un montón, pero es mejor que nada. Agarro un marcador de mi mesita de noche y traslado al Ángel pintado en mi muro que Raven señaló. Por debajo del pie, he comenzado una lista de cosas que he descubierto sobre Ángeles Sombríos:
1) Los Ángeles Sombríos puede ver la muerte.
2) Ellos experimentan desmayos, pierden la noción del tiempo, y, a veces oyen voces.
3) Fueron creados porque había una batalla por el control de las almas de humanos entre los Ángeles de la muerte y Parcas.
4) Sangre Ángel y Parca corre por las venas del Ángel Sombrío para crear un equilibrio entre las especies así ninguna de ellas pueda robar almas.
5) Son lo que une a los Ángeles y Parcas a la Tierra como castigo por iniciar la batalla, para empezar, lo que los convierte en blanco de tortura a pesar de que se supone que deban permanecer intactos. Las Parcas han roto las reglas, sin embargo, y tratan de enloquecer Ángeles Sombríos  o darles su sangre malvada.
El problema con el número cinco es que la única persona que puede castigar a las Parcas y Ángeles por romper las reglas es su líder, y Asher me dijo que su líder, Michael, no lo hará. Luego está el hecho de que, por supuesto, al líder de las Parcas le importa una mierda. Es un proceso inútil tener al último Ángel Sombrío porque el último en pie tiene que tomar una decisión: si bueno o malo gobernarán sobre todas las almas. Si las Parcas o Ángeles ganarán. Hay más que eso, sin embargo. Una de las últimas palabras de Asher fue que tenía que averiguar qué pasó con el último Ángel Sombrío, pero todavía tengo que descubrir nada acerca de eso.
Esto es todo lo que realmente he descubierto hasta ahora y es frustrante.
Suspiro y anoto otro hecho por debajo de la lista:
6) El Reino de las Sombras, aquellos con sangre Parca en ellos pueden esconderse en este lugar entre la vida y la muerte, pasar inadvertidos, torturar a sus víctimas.
Después de que haya terminado, me pongo el lápiz hacia abajo y volver a la lectura, con la esperanza de obtener más respuestas.
Dado que las Parcas caminan sin sus víctimas a sabiendas de que existen, no tienen fácil acceso a sus pensamientos y la forma en que toman decisiones. Les permite torturarlos de la manera más exasperante. La mayoría de las Parcas han pasado tiempo en el reino, disfrutando de su verdadera naturaleza de observar a los seres humanos antes de tomar sus almas.
Me estremezco, pensando en cómo Cameron me ha espiado muchas veces y como siempre me preguntaba cómo lo hizo.
Sin embargo, las Parcas son más conocidas por observar Ángeles Sombríos detrás del velo de nada. Aunque muchos creen que las Parcas simplemente quieren torturar Ángeles Sombríos  con el fin de ganar la batalla y ganar almas, hay algunos que creen que hay una razón más profunda para la locura. Ha habido varios informes realizados a lo largo de los siglos de que las Parcas toman las almas de los Ángeles Sombríos y proceden a su recogida con fines desconocidos. También ha habido muchas especulaciones de estos propósitos que van desde la obtención de poder para lograr la inmortalidad lejana.
Se creía que las almas de los Ángeles Sombríos eran intocables porque no pertenecen a los Ángeles, a los Segadores o los seres humanos, ya que son un equilibrio de los tres. Y hay muchos que todavía creen que eso es verdad, sin embargo, los hechos demuestran que las Parcas han encontrado formas de evadir estas reglas y se han recibido informes de que no sólo son capaz de robar las almas inocentes, incluso después de la batalla, sino que también han robado almas de Ángeles Sombríos, que contienen más energía que cualquier otra alma, ya que están conectados a los tres mundos. Pero durante mucho tiempo la pregunta seguía siendo: ¿cómo lo hacen?
Después de múltiples cargos de investigación, he hecho creer que es posible a través del et furabatur de Anima tenebroso. El proceso del et furabatur de Anima tenebroso muy posiblemente podría quitar el alma de un Ángel Sombrío. Dependiendo de cómo se mire, hay un beneficio que podría venir con la eliminación de un alma con el et furabatur de Anima tenebroso porque el alma de un Ángel Sombrío contiene una gran cantidad de energía. De hecho, tiene el poder suficiente para liberar a las almas puras atrapadas por la posesión Parca.
A medida que la página termina, mi corazón golpea en mi pecho ante lo que acabo de leer. Me apresuro y cambio, con ganas de leer más, mientras que también tengo miedo de que esto pudiera estar pasando. Temerosa de poder leer algo que posiblemente me podría tentar a renunciar a mi propia alma para liberar a las personas que me importan.
No tamen est possibile Anima tenebroso est fere impossibile Furari. Sed determinatio temporis et magnis. De contritione et magnis triste minantes Angeli.
—No... No... No. No. —Rápidamente recorro un par de páginas, pero no tengo tanta suerte de encontrar algo que pueda leer. —Todo está escrito en latín.
Paso las páginas un poco más, como si de alguna manera convirtiera milagrosamente las palabras en inglés de nuevo. Pero no, así que lo pongo a un lado en mi mesa de noche y bajo para conseguir mi portátil, con la esperanza poder traducir algunas de las palabras en línea.
Enciendo la luz de la sala de estar, dejando que la luz pálida llene la habitación, y ponga un poco de brillo en la depresión de la vacuidad. El silencio de la casa es tristemente familiar, pero es la forma en la que ha estado durante semanas. Mi mamá todavía no está, recibiendo tratamiento por su adicción a las drogas y mi hermano, Ian, apenas ha existido desde que le pregunté sobre la foto que encontré de Alyssa. O está evitándome o planeando mi muerte, nunca puedes estar demasiado seguro de quien juega de qué lado.
Recojo mi portátil de la mesa de café y me vuelvo hacia la escalera con ella bajo el brazo. Cuando llego a la puerta, tengo la extraña sensación de que alguien me está mirando, pero hago lo mejor para quitármelo de encima, pensando que probablemente estoy adicionalmente nerviosa a causa de lo que acabo de leer... aun así, no puedo dejar de observar todas las sombras de la habitación, así como las paredes, moviéndose con las ramas del exterior. Ninguna de ellas parece avanzar hacia mí, así que voy al piso de arriba, desesperada por encontrar la manera exacta en que las Parcas roban almas de Ángeles Sombríos y lo que le sucede a las personas poseídas por ellos.
Como estoy pasando por el cuarto de mi mamá, trato de no mirar dentro, pero no puedo evitarlo cuando la puerta se abre. Mi sangre aún mancha la alfombra de cuando me apuñaló antes de que tomara su vida, así no moriría. Ella todavía me culpa por ello. Las pocas veces que he hablado, me recordaba que soy una asesina, igual que mi padre. Que maté a mi abuela y traté de matarla. Que no me quiere. A veces me pregunto si está poseída, también, si la he perdido contra las Parcas, pero no la he visto en persona por semanas, así que es difícil estar segura.
Por último, arranco mi mirada de la sangre en la alfombra y regreso a mi habitación. Me siento en mi cama, abro la portátil, y espero a que arranque. Mi habitación se ha vuelto notablemente más fría y, si es aún posible, la casa parece más tranquila. Echo un vistazo por encima de mi hombro, notando que mi ventana se resquebrajó. Trato de recordar si la había abierto antes, pero eso es ridículo, ya que es finales de noviembre y está helado. No, alguien ha estado en mi habitación.
Dejo el ordenador a un lado y me levanto. —¿Hay alguien aquí?
Exploro la habitación por donde dejé mi cuchillo cuando me doy cuenta de la mesita de noche está vacía y mi detiene se corazón. El libro. Se ha ido. —Mierda —maldigo, corriendo hacia la ventana. La abro más y miro hacia abajo en el suelo. No hay nada más que sombras por debajo de la luz de la luna y no puedo ver nada con el fin de saber si alguien está ahí abajo, huyendo u observándome.
—Maldita sea. —Dejando escapar un suspiro de frustración, me inclino hacia atrás, cierro la ventana y la bloqueo.
La irritación se eleva en mí. Ese libro era lo único que tenía de información sobre Ángeles Sombríos  y ahora se ha ido, justo cuando me estaba acercando a algo que tal vez podría explicar cómo liberar a las almas puras. Lo que es aún peor son las posibilidades de quien lo tomó. El Anamotti. Cameron. Otra Parca. Raven. Uno de los muertos vivientes.
Empiezo a hundirme en la cama, agravada más allá de las palabras, cuando se forma una sombra en la pared. Al principio creo que es una de las ramas que se desplazan fuera de mi ventana, pero entonces toma la forma de una figura alta que se mueve sigilosamente. Mi corazón golpea en mi pecho mientras salto a mis pies, debatiendo si debo correr o perseguir a la maldita cosa, porque supongo que tomó el libro.
Se da la vuelta cuando llego a la mitad de mi habitación y comienza a dar vueltas alrededor de mí con sus ojos brillantes negros como cenizas. Retrocedería pero terminaría caminando a través de ella, mientras se precipita detrás de mí. Me tropiezo y caigo mientras escalofríos atraviesan mi cuerpo. Mis piernas ceden y caigo en mi cama, cubriendo al instante mi rostro mientras la sombra se cierne sobre mí, apuntando directamente a mi boca. Cierro los ojos, sintiendo entrar el frio que se filtra en mi cuerpo y se extiende. Mi pulso se ralentiza mientras mi respiración disminuye, y por un momento, creo que voy a morir de nuevo. Pero entonces, todo se vuelve muy tranquilo, mientras espero que me mate, robe mi alma. En cambio, el frío comienza a evaporarse de mi cuerpo.
Después de un minuto o dos pasa, me atrevo a abrir los ojos y no lo veo por ningún lado. Compruebo mi cuerpo, parece estar bien. Cuando me incorporo, la sombra se ha ido y mi habitación está vacía. Y me quedo pensando si algo escondido en la Reino de las Sombras algo que ha estado observándome me atrapó y tomó el libro, ya que no quería que yo averiguara lo que había en esas páginas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario